Cristianos y política


En la democracia que tenemos en España, manifiestamente mejorable, ¿qué papel podemos jugar los cristianos?

Para los partidos de izquierda laicistas y sectarios, con sus inmensos recursos mediáticos, los cristianos, en cuanto tales y formando una Iglesia, seremos tolerados siempre y cuando nos recluyamos en las sacristías y en nuestras prácticas devotas. Si las devociones revisten el carácter de típicas y folclóricas pueden ser estimuladas y apoyadas de cara al turismo, pero la Iglesia, como tal, será desacreditada todo lo posible, para que sus orientaciones morales no interfieran en el afán del gobierno de determinar, totalitariamente, los valores de la ciudadanía.

Para el partido de la derecha, siempre acomplejado, los cristianos sólo seremos vistos como posibles votantes y su defensa de los valores del humanismo cristiano e incluso del liberalismo, serán tibiamente invocados, temerosos siempre de arriesgarse a defender aquello en lo que dicen creer, soñando un centro imposible en el que no haya que definirse nunca.

Pero los cristianos no podemos aceptar todo esto. Nosotros creemos en Jesucristo, camino, verdad y vida para nosotros y para el mundo y tenemos que proclamarlo públicamente, aunque haya que remar contra corriente. Jesús es el camino para un mundo más justo y mejor en el que se defiendan los valores fundamentales de la persona y se busque siempre, la verdad. Los cristianos no pretendemos escaparnos hacia un intimismo religioso, hacia ningún nirvana místico. Queremos estar inmersos en la realidad total del mundo, sin falsificarla excluyendo a Dios, única realidad fundante, pues sin Él andaremos por caminos equivocados y destructivos para el hombre. Dios, que se revela en Jesús, es el Padre que ama a todos y espera que cada uno ame de corazón a su hermano. Sin ninguna referencia a la trascendencia, nadie podrá convencerme de que ame a los demás, si lo que me divierte es hacerles daño, utilizarlos, explotarlos, eliminarlos. Las leyes penales no pueden modificar las conciencias y el miedo no es un freno efectivo para las conductas nocivas. Sin Dios nos quedamos sin fundamento moral, aunque haya personas no creyentes que vivan una elevada moralidad.

Hacer un mundo más justo y fraterno exige unas estructuras justas, pero las estructuras no funcionan por sí mismas sin un consenso moral de la sociedad sobre los valores fundamentales y la necesidad de vivir estos valores. Hay quienes creyeron o creen que las estructuras, una vez establecidas, funcionan por sí mismas, sin referencia a la moral individual. Ya se comprobó la falacia de esto con el marxismo. Tampoco el capitalismo, con su libertad de mercado, produce automáticamente la justicia. Sin una exigente moralidad personal el capitalismo tiende al abuso y a la injusticia. La moralidad personal no puede aceptar el enriquecimiento injusto, el pelotazo urbanístico, la componenda económica, el beneficio sin esfuerzo ni servicio.

Los cristianos podemos buscar con los demás soluciones distintas a los problemas sociales, pero siempre tendremos, como paradigma irrenunciable, los valores del evangelio. Las soluciones que no favorezcan los derechos humanos fundamentales, los que mantengan situaciones injustas, los que no respeten la vida o la familia, los que impidan una auténtica fraternidad entre todos los pueblos no pueden ser apoyadas por los cristianos, que siempre encontrarán en su Iglesia, nunca transformada en sujeto político, la orientación moral necesaria y en su incorporación a Jesús, —a su vida, muerte y resurrección— la fuerza y el horizonte para seguir luchando, para seguir remando contra corriente, para seguir proclamando que un mundo sin Dios será siempre un mundo contra el hombre.

No podrán marginarnos a los cristianos si no nos dejamos marginar, si somos capaces de comprometernos a fondo, por la verdad, la justicia y el amor.

Por Francisco Rodríguez Barragán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s