Dios que no existes, te ruego…


dios-que-no-existes.jpgLa editorial italiana Ancora acaba de publicar un maravilloso libro de Lucia Bellaspiga. Se titula Dios que no existes, te ruego…, y el subtítulo es Dino Buzzati, la fatiga de creer. Un psiquiatra italiano de prestigio internacional, Vittorino Andreoli, ha escrito un prólogo excepcional a un libro excepcional. Ofrecemos lo esencial de ese prólogo.

 

Dino Buzzati no hablaba demasiado, pero cuando decía algo, había que tomar nota, porque siempre merecía la pena. En un mundo como éste, en el que se habla sólo de los imbéciles, se olvidan los verdaderos ejemplos humanos, como Buzzati. En este libro, que va a la búsqueda de aquel misterioso secreto que él tenía dentro y que, sin duda, cada uno de nosotros lleva consigo, aparece un personaje que se va percibiendo poco a poco: Dios. El ateísmo es insoportable, es un radicalismo atroz de quien, al no haber encontrado un Dios, lo quiere negar también a los demás. Es una rabia hasta con la misma idea de Dios, con el mismo misterio; el ateo se agarra no sabe dónde, incluso a la ciencia, tan frágil, y todo para golpear a Dios, aunque se diga que no existe. Lo quieren matar incluso si no existiera. Es el ateísmo como negación de Dios para mí, para ti. Un juicio que significa: Si tú crees en Dios, eres un cretino.

Dino Buzzati era un no creyente, pero lo era, sencillamente, porque jamás le aconteció aquel encuentro, que es el único capaz de transformar a un no creyente, en creyente. Creer no es demostrar a Dios, sino encontrarlo. Y para esta relación hacen falta dos voluntades: la propia y la de un Dios que debe venir. La responsabilidad de un encuentro y de un sentimiento nunca es de uno solo; amarse es una relación de dos, y romper una relación es algo que rompe un encuentro de dos. También yo, de alguna manera, me he dirigido a ese Dios que no está. La posibilidad de que exista cambia completamente la vida, porque un Dios acaba por estar y se termina teniéndolo que buscar, aunque no se le haya encontrado, porque podría suceder que se le encuentre en un instante.

Todos los escritos de Buzzati están como sumergidos en la sacralidad, porque lo sagrado es una categoría de la mente humana, una necesidad suya; es el intento de dar respuesta a todo lo que asusta y fascina, a todo el misterio que nos rodea y nos atrae porque no lo conocemos, y que nos asusta, justa y precisamente porque lo ignoramos. Dentro de esta sacralidad está el espacio de Dios, de un Dios que está y de un Dios que no está, y nos entran ganas de rezar también por aquel que, de momento, no tiene a Dios. En las páginas de Buzzati se habla del gozo y del miedo de lo eterno, del para siempre. La idea de una condición que nunca termina me aterroriza también a mí; será porque todavía no he encontrado a ese Dios que estará siempre conmigo, para siempre. Me asusta más lo eterno que el final. Buzzati no podía fingir haberlo encontrado, porque estaba convencido de que, si Dios quiere venir, no necesita mediaciones, y de que el no creer todavía es una condición humana y digna de respeto.

Murió como todavía no creyente, y yo estoy seguro de que, si un Dios existe, lo ha acogido como al más profundo de sus fieles. Este libro habla del respeto que deriva justamente del creer y del saber que el creer no es un estatus , ni una condición de privilegio estable, sino una continua búsqueda para mantener una relación de amor, capaz de dar cada día un poco más. El no creyente tiene una dignidad que enternece a ese Dios que, sencillamente, en el juego del amor, ha pensado esconderse, de momento. Me encanta recitar la extraordinaria plegaria de Buzzati que da título a este libro y rezarla con él: Dios que no existes, te ruego…

Vittorino Andreoli

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s