La función educativa del Estado

Actualidad, Antropología, Educación para la Ciudadanía

El cometido propio del Estado en la tarea de la educación es fundamentalmente el de una ayuda a la iniciativa privada. Afirmar el carácter subsidiario de la función educativa del Estado significa, ante todo, que éste no posee, en modo alguno, la titularidad más inmediata del derecho a educar, como tampoco la del deber correspondiente. Ambos títulos recaen naturalmente, y de una manera primordial, en la iniciativa privada: muy en concreto, en la que concierne a los padres como responsables naturales de la formación de sus hijos.

Únicamente si la iniciativa privada no cumple su cometido educativo, o si lo cumple insuficiente, debe el Estado, en nombre de los intereses generales, intervenir en el ámbito de la educación supliendo lo que realmente ésta no hace. (Por lo demás, se ha de sobreentender que la suplencia estatal de lo que no hace la iniciativa privada no es la suplencia de lo que ésta omite porque el Estado no se lo deja hacer).

En el supuesto de que la iniciativa privada atendiese de un modo suficiente a todas las exigencias de la educación, el Estado conservaría, sin embargo, una función que le es esencial y propia: la de promover y mantener las condiciones de índole general que en la vida civil hacen posible la práctica del cometido educativo de la iniciativa privada. Ello responde a la índole subsidiaria del Estado -sin ser una suplantación ni una suplencia-, porque tiene el sentido de una ayuda con carácter común o general.

La escuela no debe ser un órgano ejecutivo del Estado, ni un campo de experimentación política relativamente impune, ni un recinto —eficacísimo- de manipulación. La forja y el adoctrinamiento de niños por el Estado deben rechazarse, salvo que alguien los considere deseables para sus hijos.

Solamente un Estado proclive al totalitarismo puede arrogarse el derecho a decidir sobre la hechura espiritual de sus ciudadanos, sobre sus modos de sentir y pensar, sus conocimientos y sus convicciones. El Estado como institución se excede inevitablemente en sus atribuciones cuando pretende dar disposiciones y prohibiciones sobre dónde deben los niños recibir enseñanza y ser educados.

Hora es ya de que desaparezca, y con urgencia, esa tutela que el Estado ejerce con la férula de su política educativa y que se incrementa de día en día. La escuela no debe ser degradada a la condición de instrumento político manejado por la mayoría parlamentaria de cada momento, pues ello constituiría una forma sutil de dictadura. Y por esto es necesario que deje de servir como fábrica de ideologías para los revolucionarios reprimidos.

La misión del Estado debería consistir en conciliar los diversos intereses de sus ciudadanos, ejerciendo una alta mediación, y en proteger la libertad de conciencia, exigir y controlar unos mínimos de conocimientos y procurar para todos las mismas oportunidades de educación y formación en un régimen de libre promoción de centros. La escuela no debe ser rebajada -como ya lo está siendo por desgracia en gran medida- a la condición de simple órgano ejecutor de la voluntad del Estado. Porque una libertad administrada por el Estado ya no es libertad.

El monopolio estatal de la enseñanza se opone a los derechos natos de la persona humana, al progreso y a la divulgación de la misma cultura, a la convivencia pacífica de los ciudadanos y al pluralismo que hoy predomina en muchas sociedades. Por ello, a toda persona de mentalidad auténticamente liberal debe parecer obvio que los padres, a quienes incumben con preferencia la misión y el derecho inalienables de educar a sus hijos, deben ser realmente libres para elegir escuela.

Javier Úbeda Ibáñez
Javier Úbeda Ibáñez
Escritor

About these ads

5 comentarios en “La función educativa del Estado

  1. En un reportaje de Informe Semanal que he colocado en mi blog -que dura poco más de 5 minutos- se resumen bastante bien las diferentes posturas a favor y en contra de esta asignatura. Estoy muy de acuerdo con lo que dice José Antonio Marina y Pellicer, no así con lo que dice la familia que objeta. Pienso que no se puede aislar a los hijos de la sociedad. No sólo educa la familia. Los hijos necesitan contrastar los diferentes valores. Y el papel de la familia está en enseñar los que considere oportunos pero el joven necesita contrastarlos con los de los demás.
    El blog de Juanjo
    http://juanat.wordpress.com/2008/04/01/educacion-para-la-ciudadania-el-debate-2/

  2. No estoy en desacuerdo en lo que se comenta en este foro, pero mi pregunta és ¿ y qué hace la escuela por el estado? ¿Para que se educa ? Solamente para saber, para tener principios morales y eticos, que no hay otra finalidad a través de la educación.
    Acaso no se educa para mantener al estado y que este no se desintegre y a la vez la sociedad que controla…

    Creo que eso se deberia de decir mas abiertamente para que cada ciudadado que esta formando el estado tome una actitud responsable en el trayecto de su educación.

    1. El Estado necesita que haya miembros lo suficientemente formados en la sociedad, para que éste mismo se mantenga en pie. ¿Qué sería del ser humano si no existiese la enseñanza primaria, seceundaria, de grado y de posgrado?

      Otra cosa bien distinta es que el Estado pretenda adoctrinar con enseñanzas que no estén de acuerdo con la ley natural, con lo que es cada hombre. Cuando se intenta imponer un modelo educativo que el pueblo rechaza y se violan los derechos fundamentales de la ciudadanía, nos estamos acercando a un régimen comunista, que ya se ha visto que no da el resultado esperado (entre otras cosas porque no cuenta con la ciudadanía y su libertad).

      En ese sentido, la legislación emitida por un Gobierno, debe estar destinada a regular aquello que debe regular y no otras realidades que no aportan nada a la sociedad. Este es el caso, creo, de varias de las últimas leyes aprobadas en España. Se destinan a una porción tan pequeña de gente, que el daño que provocan al resto de la ciudadanía es mucho mayor que el supuesto bien que se realiza a esa pequeñísima porción de ciudadanos.

      ¿Qué es más importante?

      Un saludo,

      Jesús Vélez.

  3. Vender la educacion es vender nuestra patria, de por si vivimos en un mundo globalizado y de una sociedad descarrilada, creo que en estos momentos el Estado debe cumplir con la ley general de educacion y no entregar en manos de unos ricos de nuestro pais la educacion, como lo es el Sr de Mexicanos primeros, bastante tenemos con tantas empresas privadas (bancos) que explotan no se si llamar ignorantes o mas ignorante soy a aquellos que no cuenta hoy en dia con salarios justos y de buenas prestaciones, de nada sirvio la independencia (somos dependiente de la OCDE), de nada sirvio la revolucion (inversiones extranjeras), si todavia vivimos en la esclavitud, ahora con la educacion seremos mas pobre, que de por si en este pais estan mal distribuido la riqueza, que vamos a esperar hasta cuando un gobierno deje de estar pensionado con toda su familia de manera permanente cuando solamente trabaja 6 años y otros trabajadores que trabaja casi toda su vida le cancelaron su jubilacion, a que jugamos en este pais, quienes son los que dirijen a nuestro pais, no cabe duda que entre más estudios tengamos más pen…sativo nos volvemos…. gracias

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s